La Guardia Nacional disparó contra los migrantes cubanos sin darles "ningún alto"

Un testigo contradice la versión oficial del Gobierno mexicano

La Guardia Nacional dijo en un comunicado que el conductor de la camioneta, en la que se trasladaban 14 migrantes, trató de atropellarlos y que actuaron en defensa propia. (Guardia Nacional/Archivo)
La Guardia Nacional dijo en un comunicado que el conductor de la camioneta, en la que se trasladaban 14 migrantes, trató de atropellarlos y que actuaron en defensa propia. (Guardia Nacional/Archivo)

Uno de los cubanos que iba en la camioneta baleada por la Guardia Nacional mexicana el pasado 31 de octubre en Pijijiapan, en el estado de Chiapas, presente en el suceso en el que perdió la vida otro compatriota, echó por tierra la versión ofrecida por el Gobierno mexicano.

"No hubo ningún alto, el vehículo paró inmediatamente cuando comenzó el fuego", declaró este viernes a Animal Político el migrante de 49 años, que pidió no ser identificado. "En la acción hubo un fallecido. Tuvo nueve impactos de bala. Le colocaron un arma larga, porque nosotros íbamos totalmente desarmados. Ningún migrante viaja con armamento, nos revisan en cada frontera", aseguró.

La Guardia Nacional dijo en un comunicado que el conductor de la camioneta, en la que se trasladaban 14 migrantes, trató de atropellarlos y que actuaron en defensa propia: "Contrario a las instrucciones, el conductor intentó embestir a los elementos de la Guardia Nacional acelerando la marcha del vehículo, por lo que ante la respuesta del conductor y al verse en riesgo inminente su integridad, accionaron sus armas para detener el vehículo logrando la detención de su marcha aproximadamente 50 metros adelante".

Cristóbal Cabreiro Ramírez, identificado por Animal Político como originario de San Miguel del Padrón, en La Habana y de 35 años, murió en el lugar, y cuatro extranjeros más resultaron heridos.

"Perdieron la vida dos migrantes, les dispararon", dijo a inicios de semana López Obrador en una de sus conferencias matutinas, y la cifra rápidamente inundó los principales medios mexicanos. Sin embargo, la versión del Instituto Nacional de Migración y de la secretaría de Salud del gobierno de Chiapas, mantienen que solo un migrante perdió la vida.

Las autoridades de Chiapas indicaron que los peritos en criminalística encontraron en el interior del vehículo "un arma de fuego larga y un cargador", por lo que se aplicó el llamado protocolo de actuaciones para la investigación del delito de homicidio.

"La policía, los matones, los terroristas, fueron los que colocaron esa arma", asegura, sin embargo, el cubano, que viajaba con su esposa, dos hijos (de 24 y 11 años), además de su nuera y su nieta de un año. El hijo mayor del migrante fue uno de los que resultó herido. "Yo venía atrás tapado con una lona, pero las personas que iban delante relatan que en la carretera había una patrulla con las luces encendidas. Cuando iba en paralelo, la patrulla arremete a fuego, a ráfagas. Eso fue lo que ocurrió".

La Guardia Nacional también había informado que del vehículo descendieron varias personas que intentaron correr en distintas direcciones y fueron arrestadas, pero la versión del testigo es totalmente diferente, pues asegura que no intentaron huir tras el ataque: "Nos bajamos, les pedimos cuentas de por qué nos habían disparado, les dijimos que somos inmigrantes cubanos que salimos para llegar a la frontera de EE UU y les pedimos que nos llevaran a un puesto de salud para atender a los heridos".

un migrante originario de Cuba estuvo al frente de un motín que se registró el pasado martes en la Estación Migratoria de Acayucan, en el estado de Veracruz

El migrante y sus acompañantes permanecen retenidos en una habitación de una instalación del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias en Pijijiapan. "Nosotros somos víctimas en este proceso. Nos tienen como presos, en esta porquería somos víctimas. Estamos cansados de estar en un lugar", dijo, y aclaró que solo quieren obtener algún documento que les permita llegar a la frontera norte.

Sobre Cristóbal Cabreiro Ramírez, su compatriota contó que lo conoció en la travesía y que viajaba solo, pero que no sabe quién es su familia. Tampoco hay constancia de que alguien cercano al fallecido hayan sido comunicados del asesinato, y si en los próximos días no es reclamado su cuerpo, será enterrado en la fosa común del municipio de Tonalá (Chiapas), adonde fue trasladado el cadáver.

Por otro lado, un migrante originario de Cuba estuvo al frente de un motín que se registró el pasado martes en la Estación Migratoria de Acayucan, en el estado de Veracruz. De acuerdo a Imagen del Golfo, la movilización "inmediata" de agentes de la Fuerza Civil, la Guardia Nacional y la seguridad del centro, "lograron contener" la protesta.

El desorden, refiere el citado medio, inició en el área de dormitorios y al cubano se fueron sumando otros migrantes de diversas nacionalidades, que hicieron agresiones verbales a los guardias de seguridad y además protestaban por el retraso en su documentación. Durante la revuelta no hubo heridos y no se registraron daños materiales.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4