Las ventas de garaje y las compras a plazo quedan autorizadas en Cuba

Los artículos a comercializar "deben ser de uso doméstico y personal, usados, seminuevos y nuevos"

Los permisos para realizar este tipo de comercio se deben solicitar en la oficina del Consejo de la Administración Municipal. (Facebook)
Los permisos para realizar este tipo de comercio se deben solicitar en la oficina del Consejo de la Administración Municipal. (Facebook)

Las ventas de garaje, una alternativa comercial que muchos cubanos venían usando desde hace algunos años, han quedado aprobadas y reguladas este martes en la Gaceta Oficial. También se aprobó otra resolución que autoriza en las tiendas minoristas la venta a plazos para personas naturales.

La Resolución 97/2021 del Ministerio de Comercio Interior asegura que aprueba estas ventas "como modalidad de comercialización minorista eventual" a la vez que implementa regulaciones que deben cumplir los que estén interesados.

Estas autorizaciones llegan como parte de un paquete de nuevas medidas que impulsa el Gobierno para intentar apaciguar la inconformidad ante la crisis que vive el país y que generó una ola de protestas el pasado 11 de julio. La primera de estas medidas llegó a los tres días de las inéditas manifestaciones y fue la libre importación de alimentos y medicinas.

Para las ventas de garaje, según explica el documento, no se requiere una licencia comercial ni de trabajador por cuenta propia pero señala que los artículos a comercializar "deben ser de uso doméstico y personal, usados, seminuevos y nuevos". La transacción debe realizarse en garajes, portales y otras áreas residenciales, de manera que no obstruyan el tránsito por aceras y vías, puntualizan.

Estas autorizaciones llegan como parte de un paquete de nuevas medidas que impulsa el Gobierno para intentar apaciguar la inconformidad ante la crisis que vive el país

Además, queda excluido la comercialización de lotes de artículos nuevos importados y de la industria nacional, pieles de animales, maderas preciosas y alimentos. Explican que los permisos para realizar estas ventas de garaje hay que solicitarlos en la oficina del Consejo de la Administración Municipal, con al menos una semana de antelación a la fecha prevista.

La resolución precisa que estas autorizaciones se pueden otorgar lo mismo por vía electrónica que presencial y que podrá cobrarse una tarifa mínima por el permiso que, según señalan, tributa al presupuesto del territorio, pero que nunca superará los cincuenta pesos.

Por si fuera poca normatividad la establecida para una actividad que en otros países, como Estados Unidos, se realiza de manera informal y libre por los ciudadanos, la Administración municipal señalará, además, los días en que se podrán realizar las ventas, así como los horarios, el área residencial o localidad y la duración máxima en días consecutivos serán definidos por las autoridades. Se podrá solicitar de una vez el permiso para todas las fechas que el interesado tenga programadas en un año, semestre o trimestre.

En 2013 el Gobierno prohibió la venta de productos importados en las tiendas privadas con unas normas que hicieron imposible la venta de ropa traída del exterior en estos negocios que se alimentaban de las mulas y sus viajes a países como México, Panamá o Rusia.

Las ventas de garaje han cobrado una mayor relevancia para muchos cubanos en los últimos dos años debido al agudo desabastecimiento que impera en toda la red de tiendas del Estado. Con la llegada de la pandemia, los promotores de estas ventas se han organizado en grupos de WhatsApp y, en algunos casos, brindan servicio de entrega a domicilio.

Algunos grupos, como los protectores de animales, han echado mano de estas ventas de garaje para recaudar dinero que después utilizan en el rescate, curación y proceso de adopción de perros y gatos recogidos de las calles. Hasta ahora, ese tipo de iniciativa se hacía sin una cobertura legal pero eran cada vez más frecuentes.

Junto a las ventas de garaje, el Ministerio de Comercio Interior de Cuba aprobó también la venta a plazos. El permiso solo es para personas naturales y en compras de productos como muebles, colchones, bicicletas y equipos electrodomésticos, siempre que superen los 2.500 pesos en su precio.

Los requisitos para poder beneficiarse de esta modalidad pasan por ser ciudadano cubano con domicilio permanentemente en el país, residir en la provincia donde se solicite la venta, tener más de 18 años de edad, así como capacidad legal y de pago. El cliente debe demostrar que tiene ingresos fijos y regulares avalados.

Las ventas de garaje han cobrado una mayor relevancia para muchos cubanos en los últimos dos años debido al agudo desabastecimiento que impera en toda la red de tiendas del Estado

Para la solicitud de la venta a plazos es necesario presentar en la tienda el documento de identidad y la certificación de la capacidad de pago de un fiador. Además debe incluir una certificación del centro de trabajo con el salario del interesado o, en el caso de los trabajadores por cuenta propia, una declaración jurada de impuestos sobre ingresos personales. Los empleados del Estado pueden acceder a la venta a plazos por la vía del "descuento por nómina", siempre mediante un previo convenio entre la tienda y el centro laboral.

Los pensionados o beneficiarios de la asistencia social que quieran comprar a plazos deberán mostrar una certificación de los ingresos que recibe de la Dirección de Trabajo o filial del Instituto Nacional de Seguridad Social.

La tasa máxima de interés a pagar por el comprador será del 2,5% sobre el importe del artículo, y el cliente debe efectuar un pago inicial que es negociable pero que no puede ser inferior al 20%. Lo puede abonar en los plazos pactados aunque siempre en el término máximo de hasta un año.

El texto legal aclara que si el cliente no cumple los términos del contrato y la renegociación, la tienda está facultada para "retirar el bien", sin devolución del efectivo abonado.

Sin embargo, la nueva modalidad de pagos a plazo no incluye las ofertas en las tiendas en moneda libremente convertible (MLC), de los pocos comercios estatales que siguen vendiendo electrodomésticos, muebles y productos de ferretería, en medio de un profundo desabastecimiento de la red de locales en pesos cubanos.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 35