La prensa oficial cubana dedica un artículo favorable al matrimonio 'igualitario'

"No es aceptable discriminar, reduciendo la posibilidad de que las personas del mismo sexo solo puedan acceder a la unión de hecho y no al matrimonio", dice 'Granma'

La comunidad LGTBI ha seguido insistiendo en que se reconozca el matrimonio igualitario, en particular desde que se supo que el Código sería sometido a plebiscito. (14ymedio)
La comunidad LGTBI ha seguido insistiendo en que se reconozca el matrimonio igualitario, en particular desde que se supo que el Código sería sometido a plebiscito. (14ymedio)

A la espera de conocer el contenido del Código de las Familias, que se encuentra en fase de anteproyecto, la prensa oficial ha sugerido que la norma no andará con medias tintas y llamará "matrimonio" a las uniones civiles independientemente del sexo de los contrayentes.

"No es aceptable discriminar, reduciendo la posibilidad de que las personas del mismo sexo solo puedan acceder a la unión de hecho y no al matrimonio", dice un artículo publicado en Granma y replicado por varios medios provinciales este martes.

El texto subraya que tanto el matrimonio como la unión de hecho "son formas de constituir una familia" y aunque cada cual tendrá una regulación, una no será superior a la otra. No obstante, cualquier pareja puede elegir la figura legal que prefiera sin estar condicionada por su sexo.

La aprobación del matrimonio igualitario, que centrará el programa televisivo Mesa Redonda de este miércoles, se espera desde que en 2018 se anunció la futura nueva Constitución

Lo contrario, indica el texto, "implicaría negar el libre desarrollo de la personalidad y, consiguientemente, su propio proyecto de vida, según lo dispuesto por el Artículo 47 de la Constitución. Cada persona es digna de construir su propia biografía".

La aprobación del matrimonio igualitario, que centrará el programa televisivo Mesa Redonda de este miércoles, se espera desde que en 2018 se anunció la futura nueva Constitución, pero las fuertes discrepancias entre las comunidades LGTBI+ y religiosas acabaron viciando un debate que quedó pospuesto. Las autoridades insistieron entonces en que la decisión no suponía cerrar la puerta a la idea, y que cuando se redactara un nuevo Código de las Familias se tomarían decisiones.

Desde entonces, la comunidad LGTBI+ ha seguido insistiendo en que se reconozcan sus derechos, en particular desde que se supo que el Código sería sometido a plebiscito, algo inaudito en una normativa cubana y con la que, a juicio de estos colectivos, el Gobierno busca contentar a los sectores extremistas que se oponen a su aprobación.

Las autoridades cubanas se mueven en este asunto en una ambigüedad criticada, finalmente, por todas las partes y cuyas raíces residen también en las paradojas de un régimen que creó campos de "reeducación" para homosexuales y que ahora quiere acercarse a la defensa de los derechos LGTBI+ por oportunismo político.

La iniciativa de reconocer jurídicamente el matrimonio para personas del mismo sexo y con esa denominación tendría un tremendo costo entre las denominaciones evangélicas

En lo que al Código de las Familias respecta, la iniciativa de reconocer jurídicamente el matrimonio para personas del mismo sexo y con esa denominación tendría un tremendo costo entre las denominaciones evangélicas, que en su momento se opusieron activamente a cualquier iniciativa de este tipo. Por otro lado, la promesa que hicieron las autoridades de someterlo a votación popular deja los derechos de un amplio colectivo de personas en manos de una población con amplios sectores en los que aún existe una clara cultura homófoba y que podrían vedar la iniciativa.

No obstante, la jugada del régimen también podría ser maestra, al delegar la decisión en la población para quedar exento de responsabilidades cualquiera que sea la respuesta de los electores.

El anteproyecto está actualmente en consulta con los servicios jurídicos y pasará después a la Asamblea Nacional. Desde ahí iniciaría el camino a la consulta popular y de vuelta al Parlamento para, definitivamente, ser sometido a refrendo.

De ser aprobado, Cuba se convertiría en el país número 31 en dar reconocimiento de matrimonio a todas las uniones civiles. Los pioneros fueron Países Bajos, Bélgica, Canadá y España, todos ellos hace ya más de 15 años. En la región, la mayoría de países que lo han hecho están en Sudamérica, con Uruguay, Colombia, Brasil y Argentina a la cabeza. En Centroamérica solo Costa Rica lo ha legalizado.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0