La pandemia dispara el consumo de drogas en Cuba, reconocen las autoridades sanitarias

Entre los jóvenes hubo un incremento del uso de drogas de síntesis y cannabis

En la imagen un grupo de jóvenes sentado en el Malecón de La Habana. (14ymedio)
En la imagen varios jóvenes sentados en el Malecón de La Habana. (14ymedio)

La pandemia de covid-19 disparó el consumo de drogas como el cannabis en la Isla, afirmó este miércoles el jefe del Departamento de Investigaciones en Adicciones de la Universidad Ciencias Médicas de La Habana, Reinaldo Fabelo Roche.

El especialista explicó, durante su intervención en la conferencia de prensa sobre la situación epidemiológica en Cuba, que en los últimos 18 meses se presentó entre los jóvenes un incremento al uso de drogas de síntesis que se producen en laboratorios químicos y que "tienen un poder adictivo y toxicológico fuerte".

En los jóvenes también destaca el uso del cannabis y de "medicamentos anticonvulsivos y opioides como la carbamazepina y el tramadol", que suelen mezclarse "con alcohol y bebidas energizantes".

Si bien no existen límites ni restricciones para la prescripción de la carbamazepina y el tramadol, sí figuran entre los fármacos que producen efectos similares a los estupefacientes y están sometidos a control nacional acorde con lo dispuesto en la Resolución 335 de 2005 del Ministerio de Salud Pública.

Si bien no existen límites ni restricciones para la prescripción de la carbamazepina y el tramadol, sí figuran entre los fármacos que producen efectos similares a los estupefacientes

Llama la atención que el disparo del consumo de medicamentos sucede cuando la Isla atraviesa por una crisis prolongada de fármacos, muy marcada durante la pandemia y que ha reactivado el mercado negro como 14ymedio ha evidenciado en varias publicaciones.

Fabelo Roche advirtió que esta tendencia se presenta no sólo en las personas que ya tienen un diagnóstico de adicciones, sino en aquellas que, "lamentablemente, se han iniciado en el uso habitual y compulsivo de drogas durante la pandemia".

En este período también se elevó el consumo de sustancias legales como alcohol, tabaco y café, "que son un problema nacional producto de la tendencia a aceptarla desde lo comunitario y lo social".

Fabelo relaciona el aislamiento con el disparo en las adicciones y el uso de las "tecnologías" entre las que se encuentran, dijo, la "adicción a la redes sociales" y "a la telefonía móvil", que "también están provocando un comportamiento compulsivo".

Para contrarrestar este contexto, el especialista sugirió enfrentar estados emocionales que generen estrés o agobio con pensamientos positivos a través de técnicas de relajación, y, sobre todo, recomendó mantener la autoprotección, el sentido de bienestar y buscar ayuda profesional.

En su informe anual, publicado en junio pasado, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito destacó que unos 275 millones de personas en todo el planeta consumieron drogas en 2020, en comparación con 269 millones en 2018.

Según el informe, la mayoría de los países informaron de un aumento del consumo de cannabis durante la pandemia, así como del uso no médico de productos farmacéuticos.

También se elevó el consumo de sustancias legales como alcohol, tabaco y café, "que son un problema nacional producto de la tendencia a aceptarla desde lo comunitario y lo social"

Cuba tiene una de las legislaciones más severas en América Latina para penalizar el tráfico de drogas y la tenencia. El cultivo, la venta y la posesión de cannabis con fines recreativos es ilegal en el país y el Código Penal determina un marco de entre cuatro y diez años de privación de libertad para el que trafique, adquiera, introduzca o extraiga del territorio nacional marihuana o cualquier otra planta con propiedades similares.

La Resolución 23/2020 emitida por el Ministerio de Salud Pública a mediados del año pasado, estableció una estricta política en cuanto al uso de la marihuana y cualquier producto derivado de la planta de cannabis, justo cuando muchos países avanzan en la creación de leyes de apertura sobre su legalización para usos medicinales y recreativos.

Para la legislación no importa que la planta se presente en paquetes comerciales, con fines terapéuticos o por prescripción médica, pues quedaron terminantemente prohibidas la tenencia, importación y transporte de la sustancia. Y no solo eso, sino que también se convirtió en un delito cualquier tipo de publicación o de "objetos" que aludan a la planta.

A pesar de la estricta penalización, en la Isla hay un amplio consumo de marihuana, una parte de ella cultivada en el territorio nacional especialmente en zonas de difícil acceso como montañas y parajes aislados, pero también proveniente de los recalos que llegan a las costas. Algunos de estos bultos que arriban son detectados y confiscados por las fuerzas del orden, pero otros terminan en el mercado negro.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0