Pone carteles para que la gente no le siga preguntando si hay café

No solo es el café, tampoco ha entrado la compota ni la leche para niños", dice con molestia una bodeguera

Bodega ubicada en calle E entre 23 y 21 en El Vedado, La Habana. (14ymedio)
Bodega ubicada en calle E entre 23 y 21 en El Vedado, La Habana. (14ymedio)

"No ha entrado café y no ha entrado café". La dependienta de la bodega de la calle E entre 23 y 21, en El Vedado habanero, ha optado por poner dos grandes carteles con estas palabras cansada de repetírselas con su voz a los clientes que entraban preguntando por el producto y no tiene idea de cuándo va a haber.

"Puse los carteles para que las personas estuvieran advertidas", dice con molestia, al tiempo que recuerda que la prensa oficial publicó a principios de año que la distribución de café por la libreta correspondiente a enero era inminente. "No solo es el café, tampoco ha entrado la compota ni la leche para niños, hay menores de edad que no han cogido leche desde el mes pasado", agrega tajante.

En otra bodega de la misma barriada, en 27 y A, el panorama es el mismo. "Aquí tampoco ha entrado el café", aseguró el bodeguero.

Donde sí aparece el producto es en el mercado negro, pero a ratos. A pocas cuadras de la calle E, en el agromercado de 19 y B, este diario pudo comprobar que un vendedor informal ofertaba cada paquete, del mismo que se distribuye en la canasta familiar, a 50 pesos. Pero vecinos de la zona aseguran que no siempre se encuentra en el mercado informal.

La desaparición del café de la libreta y de las tiendas en pesos y divisas ha coincidido con una subida significativa del precio del paquete que compran los emigrados para su familia en la Isla.

"Vengo por todo El Vedado y Centro Habana buscando un lugar para merendar y de paso tomarme un buchito de café y en ningún lado están vendiendo"

Mayra, residente en Centro Habana asegura en tono risueño que "su mente no puede funcionar sin un sorbito de café". Hace pocos días, se vio obligada a pedirle a su hija, emigrada en España, que le comprara un paquete en las tiendas en línea.

Su hija se negó "rotundamente", cuenta, porque "un paquete de 250 gramos de Cubita o de cualquier otra marca cuesta en estos sitios más de 20 dólares. Por ejemplo, uno de los locales que oferta su mercancía en la página Cuballama, gestionada desde Miami, está vendiendo 250 gramos de la marca El Arriero en 25 dólares.

"Por suerte un amigo del barrio, que a pesar de vivir solo en su casa tiene anotado a cinco familiares más que están en Estados Unidos, me vendió los seis paquetes que le tocaron a él por la libreta el mes pasado", explica Sergio, un vecino del Cerro. "Gracias a eso tengo café todavía. Él me vende cada paquete a 40 pesos porque de lo contrario tendría que dar hasta 60 pesos por uno en el mercado negro".

El café colado también está ausente en las cafeterías privadas. "Vengo por todo El Vedado y Centro Habana buscando un lugar para merendar y de paso tomarme un buchito de café y en ningún lado están vendiendo", narra Madelaine, una ama de casa que decidió salir este martes a hacer algunas compras en los agros. "Incluso, en las cafeterías ponen en la tablilla el precio pero todos los dependientes me dicen lo mismo: 'No tenemos café'".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0