Un tribunal de Santa Clara condena a prisión a cinco cubanos por protestar el 11J

Magdiel Rodríguez García recibió la condena más alta, de cuatro años y medio, por el delito de "atentado"

La sentencia fue firmada en Santa Clara el pasado 27 de diciembre por los jueces Yisel Egües González, Gilberto Andrade Quintana y Edelberto Agustín Rodríguez Fernández. (14ymedio)
La sentencia fue firmada en Santa Clara el pasado 27 de diciembre por los jueces Yisel Egües González, Gilberto Andrade Quintana y Edelberto Agustín Rodríguez Fernández. (14ymedio)

El juicio tuvo lugar en noviembre pero los jueces dejaron pasar un mes antes de anunciar las sentencias a cinco detenidos en Caibarién, Villa Clara, por su participación en las manifestaciones del 11 de julio. Magdiel Rodríguez García, de 28 años, es el que recibió la condena más alta, de cuatro años y medio, por el delito de "atentado".

Bajo la misma acusación, Ysel Fumero Tuero recibió dos años y seis meses de privación de libertad. A ambos se les "absuelve" de los delitos de "desórdenes públicos" y "desacato", por los que la Fiscalía pedía hasta dos años más de prisión.

Los segundos con una pena más alta, José Rodríguez Herrada y Javier Delgado Torna, fueron condenados a tres años y medio por "desórdenes públicos", la misma acusación contra Carlos Michael Morales Rodríguez, que recibió dos años y diez meses de cárcel.

La sentencia, firmada en Santa Clara el pasado 27 de diciembre por los jueces Yisel Egües González, Gilberto Andrade Quintana y Edelberto Agustín Rodríguez Fernández, deja claro que Magdiel Rodríguez no era "parte del grupo que protagonizó la marcha" y solo había salido "con la finalidad de grabar informaciones en una memoria USB".

Los segundos con una pena más alta, José Rodríguez Herrada y Javier Delgado Torna, fueron condenados a tres años y medio por "desórdenes públicos"

Al tiempo, consigna que el procesado "observó como el agente de las Brigadas Especiales del Ministerio del Interior Yorvys Vargas González le estaba aplicando una llave de conducción a una persona que formó parte del grupo que transgredió la tranquilidad ciudadana, encaminó sus pasos hacia donde estaba el agente, se colocó detrás del uniformado y el propinó un golpe por su espalda, al tiempo que el refirió 'suéltalo singao, abusador', motivos por los cuales, Yorvys, de inmediato soltó al presunto detenido y se volteó para hacerle frente al acusado".

Al agente Yorvys acudió en auxilio otro oficial, Vidermsi Matos Rodríguez, con el que también se enfrentó Magdiel Rodríguez. "Producto del forcejeo entre el agente y el acusado", dice el documento, "el uniforme de aquel resultó dañado en su charretera y parte de sus costuras, sin que sienta afectación económica alguna por este particular".

La sentencia también refiere que Javier Delgado, alias El Manco, de 53 años, "transgrediendo las medidas dispuestas y de obligatorio cumplimiento" en la provincia debido a los altos contagios entonces de covid-19, "decidió salir a las afueras de su domicilio" con el fin de "organizar una marcha por la geografía del municipio de Caibarién". Sin embargo, no hay mayor alusión después a un posible delito de "propagación de epidemias", una de las acusaciones recibidas por gran parte de los acusados por el 11J.

Tanto Delgado como José Rodríguez (50 años) y Carlos Michael Morales (46 años), refiere el documento, "se colocaron enfrente del resto de los marchantes [unas 50 personas, detallan] y los exhortaron a vociferar consignas", como "libertad", "abajo la Revolución", "queremos cambios en el Gobierno" y "Patria y Vida" (escrito en mayúsculas).

Los familiares de los presos han denunciado la falta de garantías, así como que a la vista solo se permitiera entrar a un familiar por cada acusado

Ysel Fumero (47 años), por contra, solo salió al cajero a sacar dinero, y al volver a su casa, "quedó en medio de las personas que impuestos por sus sentimientos patrios defendían los intereses de la Revolución". Ahí, prosigue el texto, fue testigo de "una riña entre dos féminas, lo que motivó la intervención de los agentes del orden que estaban en el lugar". Ante la acción de los policías, Fumero les dijo que "no golpearan a las mujeres que eso era un abuso y era represión", "frases que fueron escuchadas por Yandier Moreno Urbay, político del Ministerio del Interior en el municipio de Caibarién", quien lo mandó detener.

Quedan más sentencias por conocer después de otros juicios que han concluido o están por celebrarse en varias ciudades de la Isla. Los familiares de los presos han denunciado la falta de garantías, así como que a la vista solo se permitiera entrar a un familiar por cada acusado.

Según la plataforma Justicia 11J y Cubalex, hubo 1.314 detenidos por el 11J de los que al menos 696 continúan en centros penitenciarios, mientras que 570 han sido ya excarcelados y otros se encuentran a la espera de juicio bajo una medida cautelar de prisión domiciliaria o libertad bajo fianza.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 45