Amenazado por la Seguridad del Estado, el periodista cubano Orelvys Cabrera viajó a Rusia

"Te estás convirtiendo en un opositor muy potencial y tenemos que frenarte a las buenas o a las malas", le advirtió la policía política

El periodista independiente Orelvys Cabrera. (Facebook)
El periodista independiente Orelvys Cabrera. (Facebook)

El reportero independiente Orelvys Cabrera Sotolongo tuvo que abandonar Cuba "por presiones de la Seguridad del Estado". El periodista, residente en Matanzas y uno de los detenidos en las protestas del 11 de julio (11J), confirmó este lunes a 14ymedio que viajó hacia Rusia junto a su pareja el 19 de diciembre.

"Fui el último periodista excarcelado después del 11 de julio. Conmigo se extremaron, me tuvieron preso por 37 días", cuenta Cabrera, que insiste que la represión del régimen se incrementó luego de que lanzara en octubre pasado el podcast La Gusanera, un proyecto desarrollado junto al medio independiente CubaNet, de donde es reportero.

Sobre su detención el 11J, dijo que estaba reportando los acontecimientos del estallido social cuando la Seguridad del Estado "lo secuestró". La policía política "me estaba dando un seguimiento desde hace tiempo, sabían quién era yo".

En cuanto lo vieron en la manifestación, relata, le "mandaron un patrullero" y lo montaron en él. "Digo que es un secuestro porque estuve en una desaparición forzada durante unos diez días, hasta que en una oportunidad me dieron una llamada telefónica porque mi pareja denunció en Mega TV que estaba desaparecido y en paradero desconocido", detalla Cabrera, que realiza periodismo independiente desde 2018.

Tras más de un mes en la cárcel fue aprobado un cambio de medida cautelar de reclusión domiciliaria y a las semanas solo fue sancionado con multas por propagación de epidemia y desorden público.

"Fui el último periodista excarcelado después del 11 de julio. Conmigo se extremaron, me tuvieron preso por 37 días"

Desde entonces, la policía política le advirtió de que había abierto un expediente judicial para encarcelarlo y le sumarían varios delitos. También recibió amenazas de muerte de personas en la calle que parecían "comunes", asegura. "La última fue un hombre de piel negra con un cuchillo entre el pantalón. Se alzó el pulóver y me dijo: 'Esta revolución se hizo con el filo del machete y la vamos a conservar si es necesario con el filo del machete'. Cuando hizo eso, me dije que me podían asesinar".

La Seguridad del Estado le comunicó que sería procesado jurídicamente por "corrupción ideológica de menores", debido a un video que hizo "hablando sobre el ferrocarril en Cuba" donde "una menor de edad dio su testimonio". "La verdad no sabía ni que esa causa existía, pero está incluida dentro de un expediente que me habían creado". En realidad, este delito no figura en el Código Penal cubano, que solo tipifica la "corrupción de menores".

Además, fue advertido de que sería acusado de "usurpación de funciones" por no tener una credencial de periodista, y que pasaría a formar parte de la lista de regulados que no pueden salir del país, además de invalidarle su título de Comunicación Social.

En unos de los interrogatorios le hablaron sin tapujos: "Tú te estás convirtiendo en un opositor muy potencial y tenemos que frenarte a las buenas o a las malas".

Sobre su salida del país, Cabrera sostiene: "Este paso que dimos es muy difícil, es difícil abandonar tu tierra sabiendo que no vas a volver a verla ni podrás volver a tu familia. No lo veo como cobardía".

"La represión en Cuba ha aumentado mucho y son muchos los periodistas independientes que están casi a las puertas de las cárceles, son muchos los activistas que están apresando y creo que me siento más útil fuera que adentro porque me di cuenta de que mi voz les molesta, mi discurso les molesta", explica.

"Esta revolución se hizo con el filo del machete y la vamos a conservar si es necesario con el filo del machete"

Cabrera apela al apoyo de alguna organización internacional o político estadounidense para que lo ayuden a salir de Rusia, "una sociedad muy homofóbica", dice. "Una pareja de homosexuales en este país puede correr peligro y más porque los tentáculos de la dictadura cubana pueden llegar aquí y hasta nos pueden matar y el crimen quedaría impune".

"Necesitamos salir lo antes posible, antes de perder el estatus como turista que tenemos ahora", explica. "Cuando perdamos esta condición será muy difícil salir legalmente, tendría que ser por frontera y ahora mismo lo más cerca que nos queda es Serbia", donde la travesía, reconoce, "será muy difícil".

En el último año y con más frecuencia después del 11 de julio, el régimen cubano ha recurrido a una de sus históricas tácticas: obligar a salir de la Isla a toda voz que se levante en su contra. Varios manifestantes, opositores y artistas han tenido que abandonar el país por miedo a ser encarcelados como ha sucedido en otras décadas.

Entre los nombres más recientes sobresalen los del artista Hamlet Lavastida y la poeta Katherine Bisquet, tras negociaciones con la Seguridad del Estado, que intenta sacar del país a algunos presos políticos, como el activista Luis Manuel Otero Alcántara, el rapero Maykel Castillo Osorbo y el reportero independiente Esteban Rodríguez.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1